AMANEMU | ESPLÉNDIDO

AMANEMU
LUCÍA FERRER

COMPARTIR:

En marzo abre sus puertas un nuevo hotel de Aman en Japón, inspirado en la tradición arquitectónica ryokan. Amanemu se encuentra en las colinas de la bahía de Ago, rodeado de magníficos campos de golf.

En 2014, Aman abrió en el distrito financiero de Tokio el que fue su primer hotel urbano y, a la vez, su primer hotel en Japón. Ahora, con segundo hotel japonés, la cadena regresa al concepto hotelero que le dio su prestigio internacional: el resort íntimo y paradisíaco de arquitectura adaptada su entorno natural y cultural.

Amanemu está situado en la prefectura de Mie, en el Parque Nacional Ise-Shima, donde se encuentra el Gran Santuario de Ise, fundado por la princesa Yamatohime-no-mikoto, en el siglo IV. Los sintoistas visitaban este santuario cruzando uno de los senderos de peregrinaje de Kumano más bonitos y misteriosos que se conserva en el país. En este antiguo camino, pavimentado por piedras, se suceden las estatuas del dios Jizo y grandes rocas recubiertas de helecho y musgo iluminadas por tenues rayos de sol. El hotel se encuentra en una colina junto al mar, en la bahía de Ago, muy visitada por su belleza y por el cultivo de perlas, que inició por primera vez en esta bahía Kôkichi Mikimoto en 1893.

Una vez más, la cadena hotelera encargó el proyecto arquitectónico al estudio del australiano Kerry Hill, especializado en el diseño de hoteles en Asia tropical, que ha buscado su inspiración en la tradición ryokan. El ryokan es un tipo de alojamiento tradicional japonés de lujo en los que destacan su suelo de tatami, su sistema de paredes corredizas (fusuma), sus baños termales (onsen) y los jardines. Hill diseñó 24 suites de 99 m2, cada una de ellas con su onsen privado y una gran terraza con vistas al jardín y a la bahía de Ago.

Con vistas a las balsas de perlas y a los bosques, los huéspedes podrán disfrutar de la tempura y el sashimi en el restaurante de Amanemu, en el que se servirá principalmente gastronomía japonesa. La gran variedad de microclimas de la prefectura de Mie y su tradición culinaria permite una rica selección local tanto de verduras y frutas –como los melones Nabari–, la valiosísima carne vacuna de la vecina Matsuzaka y los pescados y mariscos frescos de la bahía. Otra de las especialidades del restaurante de Amanemu será la fusión de las técnicas culinarias de la alta cocina española e italiana y la nipona, con plato como los raviolis fritos barbagiuai o el carpaccio de ternera con trufas blancas.

Junto Amanemu se encuentran algunos de los campos de golf más conocidos de Japón. A pocos pasos del hotel, los 18 hoyos de Nemunosato Golf Club serpentean la bahía de Agowan ofreciendo espectaculares vistas. Y el vecino Kintetsu Hamajima Country Club ha sido el lugar elegido para disputar el Mizuno Classic organizado por la Ladies Professional Golf Association. Diseñado por Ueda en 1969, este par 72 aprovecha al máximo la orografía del terreno entre el mar y el Monte Yokoyama.

Más información en aman.com/amanemu