AMSTERDAM Y VAN GOGH | ESPLÉNDIDO

AMSTERDAM Y VAN GOGH
ELENA CASTRO

COMPARTIR:

El próximo 29 de julio se cumplirán 125 años del fallecimiento de Vincent van Gogh y para honrar al artista se ha organizado, con el nombre colectivo de Van Gogh Europa, un extenso programa de actividades y exposiciones.

Cerca de 30 instituciones de Holanda, Bélgica, Francia e Inglaterra participan en Van Gogh Europa. En el Museo de Bellas Artes de Mons –este año, Capital Europea de la Cultura– se han expuesto 70 obras del pintor, en París se han realizado diversos eventos conmemorativos en el Museo d’Orsay, en Montmatre y en la Fundación Custodia, donde por primera vez se ha mostrado las obras maestras de colección Piet de Boer, con un total de 115 pinturas y dibujos. El recorrido de los actos conmemorativos de Van Gogh Europa 2015 ha llegado también a la Provenza con diversas exposiciones y visitas guiadas en Arlés, Saint-Remy y Saint-Paul de Mausole. No obstante, es en Ámsterdam, donde mejor podrá adentrarse en la figura del artista. El Museo Van Gogh ha organizado la exposición “Munch: Van Gogh”, en la que muestra las similitudes de la obra de Vincent van Gogh y la de Edvard Munch (entre las que puede verse ‘El grito’). El museo ha dispuesto, además, una nueva presentación de su colección permanente (que consta de más de 200 pinturas, 500 dibujos y cientos de cartas del artista) y en la que el tema de fondo es la historia de la vida de Van Gogh y su desarrollo como artista.

Durante este año, la figura de van Gogh ha salido de los museos para tener una presencia constante en las calles, escaparates y hasta en lo parques de Holanda, como en el famoso parque de Keukenhof, con sus cerca de 7 millones de flores y rodeado de campos de tulipanes (situado a media hora de Ámsterdam) o en el Appeltern Garden Festival de Walstraat, cuyo tema para el 2015 será “El jardín de Vincent”. Incluso se ha creado el carril bici Van Gogh-Roosegaarde cerca de Eindhoven, decorado con motivos inspirados en la obra del pintor.

Los atractivos de la capital holandesa no se limitan a este museo y el viaje es también una oportunidad para pasear por la ‘Venezia del Norte’ y su centenar de canales que recorren cerca de 75 kilómetros bajo más de un millar de puentes. Grachtengordel, el anillo formado por los canales –Prinsengracht, Keizersgratch y Herengracht– contiene los rincones más bellos de la ciudad. El Rijksmuseum, con la mayor colección de pinturas del Siglo de Oro neerlandés y su generoso repertorio de obras de Rembrandt, es otra de las visitas que los amantes del arte agradecerán. En el corazón del Barrio Rojo se encuentra Oude Kerk (la iglesia vieja, en holandés), una basílica gótica construida en los primeros años del siglo xiv que cuenta con un enorme techo de madera decorado con pinturas del siglo xv. La Nieuwe Kerk (la iglesia nueva) está situada en la Plaza Dam –la más importante de Ámsterdam– frente al Monumento Nacional y junto al Palacio Real, un edificio neoclásico construido entre 1648 y 1655. La iglesia de Westerkerk fue una de las primeras construidas tras la Reforma –entre 1620 y 1633–. Desde su alta torre se disfruta de interesantes vistas de la ciudad. En el país de los tulipanes no debe olvidarse la visita al mercado de las flores, el Bloemenmarkt; es todo un placer para los sentidos. Vondelpark es, con 470.000 m2, el parque más grande y, con cerca de 10 millones de personas al año, el visitado de Ámsterdam, donde se encuentra también uno de los jardines botánicos más antiguos de Europa, el Hortus Botánicus, formado por varios invernaderos construidos a partir de 1638.

El céntrico hotel De L’Europe, a orillas del río Amstel, se presenta como la opción de alojamiento más recomendable en este viaje. Cuenta con más de un siglo de historia, pero sus habitaciones han sido completamente restauradas recientemente.

Más información en vangoghmuseum.nl y en leurope.nl.