G 500 4x4² | ESPLÉNDIDO

G 500 4x4²
JAVIER CORNELIO

COMPARTIR:

Mercedes-Benz ha exhibido en el Salón Internacional del Automovil en Ginebra el prototipo de la nueva versión extrema del clase G, del que podría iniciarse próximamente una producción en serie.

Como señala el fabricante alemán, la receta empleada para cocinar esta brutal versión del clase G ha sido –aparentemente– sencilla: se toma el sistema de propulsión del conjunto de ruedas motrices del G 63 AMG 6x6 (ver artículo) suprimiendo uno de los ejes, se mezcla con un chasis variable de nuevo desarrollo y se añade el cuerpo de producción en serie de la clase G. El sabor se potencia con el poderío V8 de 422 CV y se estabiliza con unas espectaculares llantas de 22 pulgadas y con toques de fibra de carbono que aportarán ligereza, para terminar finalmente con los detalles ‘gourmet’ de sus acabados de lujo en el interior. El resultado es una potente máquina, que duplica la altura libre al suelo, capaz de escalar los terrenos más accidentados, y que nada tiene que ver con la noción de los habituales SUV ‘para ir de compras por Serrano’.

Este nuevo clase G ha sido creado en el departamento de desarrollo que Mercedes-Benz tiene en la población austríaca de Graz, donde se producen los vehículos civiles y comerciales de la clase G desde 1979. Dependiendo de las reacciones que el G 500 4x4² esté generando, se iniciará su producción en series, posiblemente limitadas en cuanto al número de unidades.

En el G 500 4x4² la distancia al suelo se eleva a 450 milímetros y hasta un metro la profundidad de vadeo. Sus medidas se han extendido en anchura en 34 cm adicionales, alcanzando los 2,10 metros y su altura en 30 cm hasta llegar a los 2,25 metros.

El nuevo motor V8 biturbo de 4.0 litros de inyección directa cuenta con dos turbocompresores montados en V. En su tercera generación, se ha mejorado el proceso de combustion de aspersión guiada para que cumpla los requisitos legales de emisiones Euro 6, incluido el contenido máximo las emisiones de partículas que no entrará en vigor hasta 2016.

Según Mercedes Benz, aunque ‘la especialidad’ del G 500 4x4² empieza en las superficies donde los otros coches están obligados a capitular, el comportamiento del nuevo G sobre el asfalto resulta sorprendentemente convincente, debido principalmente a su anchura y a su amortización ajustable en modo Sport que, según la marca, consigue que los ocupantes se sientan como si estuvieran en un deportivo, en lugar de un todo terreno.

En su interior el G 500 4x4² ofrece un ambiente exclusivo. Las superficies de los cojines de los asientos y reposacabezas, los apoyabrazos, la consola central y el salpicadero han sido recubiertos de cuero negro con pespuntes claros en contraste y los paneles de las puertas, techo y las restantes superficies de los asientos están cubiertos en microfibra Dinamica, con acolchado en diamante.