ROLLS-ROYCE SWEPTAIL | ESPLÉNDIDO

ROLLS-ROYCE SWEPTAIL
RICHARD BASTIEN

COMPARTIR:

Rolls-Royce ha concluido hace unos días el que probablemente sea el coche más costoso de la historia del automóvil, que ha sido diseñado conjuntamente por la marca británica y el cliente que lo encargó.

La casa británica perteneciente al grupo BMW presentó durante el Concorso de l’Eleganza Villa d’Este, un coche ciertamente singular, epítome del servicio a medida que siempre ha querido ofrecer: un automóvil diseñado por conjuntamente por el cliente que lo encargó en 2013 y el departamento de diseño del fabricante, que construyó el vehículo adaptándolo a todos los deseos y requisitos de su cliente.

La identidad del comprador no ha querido darse a conocer, aunque sí comentaron en la marca que se trata de un coleccionista de objetos distintivos de edición única, como super-yates y aviones privados. Precisamente, su deseo es que la carrocería de su Rolls-Royce rindiera homenaje a las embarcaciones de carreras, lo que se evidencia en su ‘popa’ en forma de punta de bala que le da el nombre y en el tratamiento dado a las superficies, similar al del casco de un yate.

Tampoco se ha comunicado el precio que este cliente ha tenido que desembolsar por esta joya automovilístico, aunque posiblemente sea el coche más caro de la historia. Algunos expertos han estimado su coste en un importe superior a los 12 millones de libras esterlinas.

Torsten Müller-Ötvös, consejero delegado de Rolls-Royce Motor Cars, presentó el ‘Sweptail’ como el equivalente automovilístico de alta costura, que confirma, en su opinión, al fabricante británico como el mejor carrocero del mundo.

Junto con la parte trasera del coche, uno de los aspectos más llamativos de su carrocería es el techo panorámico de cristal que ilumina los incontables y valiosos detalles artesanales del interior del vehículo.

Más información en rolls-roycemotorcars.com